Subscribe via RSS Feed






LAS CONFESIONES DE SCHMIDT

3 septiembre 2009 | Hermes Antonio
Maestra.

En la vida real uno como que les hace el quite a los abuelitos. No los pesca ni por si acaso y da lata hasta contestarles el teléfono (sorry, tata). A lo más uno dona los dos pesos para la Fundación Las Rosas y hace como que está escuchando cuando hablan cerca de uno en la fila del súper, pero sería. En cambio en los flims, pucha que emocionan los abuelitos. Son tan la zorra las películas con viejitos, que después de Up y El Gran Torino, decidí hacer una lista con todos los flims bacanes de viejitos solitarios. Como me faltó una sola cosa para terminar la lista (empezarla), decidí encargar la película de la que más me había acordado pensando en la lista, y aquí está mi crítica maestra (ejalé).

Get a Tapsin.

Las confesiones de Schmidt se trata del Schmidt, un abuelito que jubila y a partir de ese día cooperó porque se levanta y queda desocupado (igual que el Gabo). Más encima se aburre caleta en la casa porque no hace ninguna de las cosas que haría yo si yo fuera jubilado, como estar todo el día jugando Wii, dejarme crecer barba Fu-Manchú, salir a molestar a los Scouts, ver todas las películas que me falta por ver (caleta), dar consejos mula con voz de Gandalf, bolsearles a mis hijos, mandarme a hacer un bastón katana y agarrar a todo el mundo para el fideo si total nadie me va a pegar porque soy ancianito (guaja).

La jubilación no le produce júbilo.

Lo que hace el Schmidt, en cambio, es estar todo el día en la casa más aburrido que carabinero en concierto de Meneguzzi. Con decirles que hace zapping y se queda pegado en uno de esos típicos programas Lástima Channel para ayudar a los negritos con mosca de África. Hasta se engrupe el abuelito y decide no sólo donar plata sino que también escribirle cartas a su ahijado negrito con mosca, porque qué le hace el agua al pescado.

Y de aquí sale lo de “Confesiones” del título, porque al Schmidt se le olvida que las cartas son para un pobre negrito con mosca de África y empieza a contarle cara de palo todo lo que pasa en su vida, y lo picado que está con todos por jubilarlo, y con su esposa por ser una viejuja apestosa, etc. En resumen, saca las garras el Schmidt cuando empieza a escribir las cartas y uno se empieza a matar de la risa, porque obvio (los calladitos son los peores).

:(

Hasta aquí la película es igualita a Up, pero con menos globos y más momentos Aargh que Aaw, porque el Schmidt está hasta la coronilla con su esposa y le carga todo lo que hace la pobre señora, incluyendo la pinta de granjera de Babe que se gasta, su perfume au du ala (la dura), y que la comadre lo obligaba a hacer pis sentado (humillante). Pero cuando muere la esposa como en Up igual da pena, y al final Babe salva la granja ganando el concurso de perros ovejeros (triple spoiler a pito de nada).

La cosa es que empiezan a pasar un montón de cuestiones más, incluyendo el funeral de la señora y una papa que descubre Schmidt que lo deja tan para dentro, que decide mandar todo a la punta del cerro y rajar en su casa rodante a evitar que la hija se case con el pelmazo de su novio encarnado por Dermot Mulroney o Dylan McDermott (uno de esos dos).

La boda de mi mejor yerno (presta la pinta).

No sé bien cómo describir este flim porque todo lo que pasa es muy normal y da hasta vergüenza ajena. Más encima la primera vez que la vi la encontré hasta fome, les diré. Pero me quedó dando vueltas y me acordaba de ella a cada rato, hasta que por fin me cayó la teja y decidí que era entera maestra. El Schmidt lo hace el mismo abuelito cejas de diablo de Los Infiltrados, pero acá anda siempre con cara de estarse aguantando un pun, y es más inofensivo que Stephen Hawking durante el corte de luz. Uno por primera vez no le tiene miedo, sino que da hasta lástima. Pero ni tanta tampoco porque justo cuando uno siente que le tiene buena, Schmidt va y se manda un pastelazo muy desgraciado, igual que la gente en la vida real.

Escena eliminada de “El Resplandor”

Uno se ríe harto viendo la película (en todo caso), pero como les dije hay cosas que son tan normales que da entre pena y lata. Aunque hay escenas que son para matarse de la risa, como la comida en la casa de la familia del novio (puros flaitongos) o el personaje que hace la señora de Misery pero ahora más buena onda. ¿Y sí o no que esta actriz estaría perfecta para protagonizar Michelle My Belle: The True Bachelet Story (The Movie)? (Óscar asegurado).

Behind the scenes: La Moneda.

Y bueno, por último les quiero contar que esta película tiene un final pero es que hermoso. Con “E” mayúscula. Porque es tan hermoso que la ortografía le da lo mismo (cáchense). Es súper simple en todo caso, y no pasa nada heavy, pero véanla para que cachen de qué estoy hablando. Yo creo que cada vez que la veo, lloro más que el Feto cuando supo que era adoptado (pero con menos garabatos), y no podría explicarles bien por qué (la magia del flim, etc). Moraleja: hay que puro escribirles cartas a los negritos con mosca para apreder lección de vida. Novecientos millones quinientos cincuenta mil ochocientas doce estrellas y un Keith Richards Award al abuelito por ser tan maestro y tan viejo.

¿Cómo encargarse este DVD y otras miles de cosas la zorra?
Pffft, fácil. Con las Casillas Maestras Hot Express. Uno se inscribe, le hacen su casilla en USA y listo, se pone a encargar. Yo aproveché que hace tiempo quería tener esta cuestión y justo estaba en oferta como a cinco dólares (¡ganga!). Averigüen cómo ponerle Wendy en los LONKS de utilidad:

Eso sería por esta semana. Ah, se me olvidaba. Ya sorteé el DVD de Texas Chain Saw Massacre. Me dio lata hacer papelitos y sortearlos así que fui a este sitio y generé tres números que se fueron al agua.

Los que NO ganaron fueron Constanza Escobar, Oszo y Roberto (jajajja). Después de ser apestoso y desgraciado, finalmente generé el número de comentario ganador, que terminó ser el de la lectora Turanga (felicitaciones). Ya le mandé el mail, pero no ha contestado. Y si no contesta en 24 horas volveré a sortear la leserita, esta vez entre los tres que se fueron al agua. (¿Van cachando lo maldito que soy?). Ya, ahora sí que me voy. ¡Chabela!

Don’t forget: Sexy time.

© Hermes Antonio, el crítico más HOT que Valeria Mazza (vive la vida, vive Hot Express).

Etiquetas: , ,

Categoría: Auspicio Hot Express, Chistosas, DVDs, Dramones, Ándate Cabrito

Comentarios (2)

Trackback URL | Comentarios por RSS.

  1. [...] que hizo Election (la Legalmente Rubia apestosa era alumna del Ferris Bueller y peleaban), Las Confesiones de Schmidt (Jack Nicholson loser y viudo con yerno como el forro etc.) y Entre Copas (Amigos curagüillas [...]

  2. Fernando Godoy Alday dice:

    Nunca vi esta crítica!
    Me convenciste así es que la voy a buscar.
    Saludos

Comente ahora o calle para siempre.




Si quiere salir con fotito, vaya a Gravatar.