Six Feet Under

Cabros, me pedí la serie que hace ratito que quiero criticar así que nos fuimos. La mismísima Six Feet Under: The Original Oh My God TV Series Complete Box All Seasons Cinco Temporadas Completas En La Mansa Caja Con Soundtracks Y Todo Cómo Te Quedó El Ojo Pavlovic Edition (bacán).

Son como 25 discos, y viene con soundtrack.

Para que se enchufen les cuento que se trata de una familia gringa de puros pelmazos que tienen una funeraria funcionando en la casa, donde hacen funerales y prestan finos servicios fúnebres para los finados fallecidos. El primer capítulo funan, eso sí, porque se muere el papá en un accidente automovilístico (spoiler), y los hijos obligados a aperrar con el negocio de la familia. Al principio ninguno quiere hacerse cargo, y pelean y gritan, y pasan discutiendo, tirándose los pelos y gritándose garabatos. En resumen, Six Feet Under = Los Venegas + Funerarias (maestra). Y de a poquito todos los pelmazos empiezan a caer bien y uno se da cuenta de que incluso uno es así: pelmazo un día, buena onda el otro, etc.

Todos secos.

¡SIX FEET UNDER FAQ!

Pregunta: ¿Para qué quiero ver yo una cuestión tan deprimente, Hermes Antonio (crítico famoso)? Para sufrir tengo suficiente con mi vida.
Respuesta: Dónde la viste, tu vida es bacán, qué te hacís el sufrido.

P: Ya, pero de qué se trata la cuestión. Igual no me tinca, prefiero ver 1810.
R: ¡Se trata de la MUERTE, compadrito! Así de bacán. Y nada de Brad Pitt comiendo manjar, ni el típico flaco disfrazado de monje con esa hacha larga abacanada. Esta serie es heavy porque al principio de todos los capítulos se muere alguien (que después se va a atender a la funeraria [spoiler]), y uno de puro ver tanta muerte distinta todos los capítulos empieza a pasarse heavys rollos y a hacerse preguntas filosóficas sin respuesta, onda “¿Cuál es el propósito de la vida?” “¿Cómo me voy a morir yo?” “Chúngale, parece que me puedo morir hasta sentado aquí leyendo esta cuestión, ¿qué onda, Dios?”, “¿Dónde más actuaba el compadre que hace de hermano homogay? ¿No es el mismo compadre que hace de Dexter?”, etc. O sea, uno igual piensa cosas profundas.

Uno es homogay y el otro es homosapiens.

P: Ya, igual me está gustando, pero mucho drama. Por lo menos en 1810 me río con Homero Simpson.
R: Es que acá igual da cualquier risa, porque todo el rato están pasando cosas cuáticas. Por ejemplo esta es la serie donde (según yo) hacen de manera más pro toda esa onda de alucinar y pasarse rollos. Ustedes cachan, el personaje está metido en un problema, de repente pasa algo entero ridículo y después ZUÁCATE: Era todo una alucinación. Cáchense estos tubos:

Y eso no es nada. Aparte de las alucinaciones o de los que aparecen como fantasmas o de los sueños, las conversaciones también son muy chistosas, y si uno no está llorando más achacado que no sé qué, se está riendo como hiena viendo Futurama. O sea, es una serie llena de contrastes. Siempre los dramas tienen caleta de humor brígido y en todos los capítulos uno siente de todo, la dura.

P: Ya, está original tu sistema de preguntas y respuestas, pero igual ya estoy chato con la cuestión, ¿por qué no vuelves a la crítica normal no más?
R: Bueno ya.

(FIN DEL FAQ)

El papá igual aparece como alucinación.

Al principio no me gustaba tanto esta serie, pero vi un capítulo en que se moría un gordito motoquero que hacía de Viejito Pascuero en un mall, y cooperé. Al compadre le hacían un funeral de motoquero justo en Nochebuena, y al hijo mayor de la familia le llega todo lo que ve y lo que escucha, porque él justo anda con el medio drama… Y cuando terminó el capítulo yo aplaudía y felicitaba a los peliculastas, sobre todo por emocionar con personajes motoqueros, que en las películas nunca salvan a nadie (sorry motoqueros y Coco Legrand, pero es verdad).

Lo otro que bacán son las actuaciones. Uno le cree todo a todos. Creo que hay como tres pericos en las cinco temporadas que actúan mal y desentonan (como el Hanson tontorrón que en algún minuto apareció de pololo de la hija, gil), pero los demás son filete. Son tan bacanes, que uno ni siquiera piensa que son actores y que es falsa la cuestión. La señora que hace de mamá es la única que uno cree que de verdad limpia cuando limpia, y es tan mamá que dan ganas de pedirle almuerzo.

Doña Six Feet Under (seca).

En cinco temporadas a la familia esta le pasa de todo. Pero es que de todo. Igual hay momentos en que se van al pork, y momentos donde todos discuten tan perfecto que uno se acuerda que es serie. Pero cuando termina da lo mismo. Uno está tan para dentro por todo lo que ha vivido que le perdona todo, y siente que fue parte de otra familia, y los va a echar de menos y todo (en serio, yo los echo de menos). Como lo que siente la gente superficial con Friends, pero ahora desde el alma porque uno es más profundo.

Y para terminar, les cuento que el Mismísimo Dios (Jehová) vio esta serie en el cielo (tiene HBO Premium), y cuando terminó se secó una lágrima con la túnica y dijo: “Está diciendo… Así tal cual es el hombre, mi creación… ¿Cómo no le dieron más premios a esta cuestión? Debería mandar el Apocalipsis al tiro para abajo… Pero filo. Hay que dar la otra mejilla. ¿Querrá jugar Combate, San Pedro? Voy a buscarlo, permiso”. Y vio que Six Feet Under era buena. Y eso no le pasó con ninguna otra serie, ni siquiera con Gen Mishima o Jesús del Nazareth, para que vayan cachando.

Este momento es heavy (lo juro).

En resumen: Tienen que verla. Es bien brígida, y a veces pasan cosas que uno no quiere que pasen, pero filo. Así es la vida. Y así es la muerte también. Y yo cacho que eso último que dije es tan maestro, que mejor terminar aquí esta cuestión, ¿cierto? No le doy estrellas, le doy el Cielo completo. (Ejalé).

Nada que hacer: Obra Maestra.

Y eso sería para la semana auspiciada, cabros. Nos vemos la próxima semana, a esta misma hora y en este mismo canal. Ahora les dejo los LONKS.

© Hermes Antonio, el crítico HOT (EXPRESS). Some like it Hot!

10 Comments

Leave a Comment