The Incredible Hulk.

No estaba ni ahí con esta cuestión del Hulk, para qué voy a andar con cosas. Se supone que está basada en unas revistas de monitos y en una serie antigua con la que mi viejo rallaba la papa: Una cuestión pero es que entera del año del Loly sobre un viejo chico que andaba haciendo dedo en la carretera y nadie le paraba, y qué pena así que vamos poniendo el pianito de la soledad (plín PLIN plin PLÍN).

Como el compadre ya iba llegando a Lo Vásquez y todavía nadie lo llevaba, se enojaba heavy y hacía lo que siempre hacía cuando le sacaban los choros del canasto: ponía ojos de vampiro (claros con el puntito bien chiquitito) y se transformaba en un fisicoculturista verde con las mechas tiesas que andaba botando las puertas en cámara lenta y poniendo cara de estítico. También se le rompía toda la ropa menos los pantalones para poder mostrar la cuestión en la tele sin que las viejas levantaran pancartas. En resumen, no salvaba a nadie la serie de mi viejo. (Y se la compró en DVD todo emocionado el pobre).

Bueno pero el tiempo pasa y todo cambia, así que aquí está el super re-make. Como hoy en día todo el mundo sabe que los fisicoculturistas son lo peor, el compadre ahora se transforma en un efecto especial moderno a toda zorra y deja la grande, pero se mantienen el dramatismo (plín PLIN plin PLÍN) y la cara de estítico.

Ya, ¿saben qué más? Me gustó Hulk,  encuentro que les quedó harto buena, así que a verla con confianza no más y a pasarlo pork todo el rato, esperar la segunda parte, etc. Ahora el compadre al que no le paran los autos (plín PLIN plin PLÍN) es el mismo de El Club de la Pelea que también hacía de neonazi musculoso en X-American Nazi o qué sé yo. Esa del pelado que mataba negritos hasta que conocía uno que era buena onda y aprendía una importante lección de vida, etc.

La minoca que le gusta al nazi y que tiene que perdonarle que llegue con todas las camisas descosidas, es la elfa esa paliducha con la cara larga toda hot que es hija de Mick Jagger (suegro). El soldado malo es un viejujo con bigote de brocha que todos en el colegio lo molestaban porque cuando grande iba a tener nariz de escobillón (iba a un colegio donde los cabros chicos podían predecir el futuro). También actúa el compadre que gimoteaba durante toda Perros de la Calle (el que tenía dieciocho litros de sangre), y ese es el personaje más bacán de todos aparte de Hulk porque está medio cucú, y termina siendo una versión chanta de Hulk (Chantulk).

Lo más bacán de esta película es que parte al tiro no más y no tiene nada que ver con monos. El peliculasta (un compadre equis) la hace cortita con todo el rollo porque sabe que uno anda apurado y quiere ver al Hulk dejando la mansaca luego. Y son tan ahorrativos que hasta ocupan la parte de las letras del principio para que uno se informe, y ve pedazos de un experimento que se fue a las pailas (era que no), de la elfa tirada en el suelo, del bigote de brocha abriendo así cada pepa. ¿Para qué más? Después de eso vamos arrancando y esperando que al nazi lo hinchen para ver al Hulk.

Porque de eso se trata esta película: del efecto especial moderno verde musculoso que todos llevamos dentro. ¿A quién no le han sacado los choros del canasto? ¿Ah? El Hulk es en realidad un compadre que es todo nerd y debilucho, que cuando anda en la calle con la minoca y los flaites le gritan “cuñado”, él se hace el sordo y sigue caminando porque es mejor “ser pacífico”, lo que en el fondo significa que le da miedo que los flaites le saquen la contumelia. Pero después del experimento con los rayos clorofila sí que te quiero ver, flaite. Y por eso que uno se identifica y ve la película feliz, porque eso es universal.

Yo por ejemplo una vez iba de lo mejor por del paseo Ahumada con tanta mala suerte que me metí derechito a la trampa de un mimo maldito que estaba ahí imitando a toda la gente que pasaba. Mala onda el gil, empezó a hacer como que peleaba sumo conmigo y todos los oficinistas muertos de la risa porque así es la picardía del chileno y qué chistoso reírse de los críticos famosos que más encima son gorditos (spoiler). Yo ni les cuento la rabia que tenía. Me vinieron todas las ganas de haber sido científico para puro transformarme en Hulk y hacer historia mandando al primer mimo al espacio con una pura patada en loci. Y después haber hecho una bola de chatarra con el carro del Nuts 4 Nuts y haber hecho palitroque con todos los oficinistas giles, etc. Bueno, igual se cacha la idea.

La cosa es que eso, bacán el Hulk. No es muy superhéroe que digamos porque no me lo imagino persiguiendo ladrones o rescatando abuelitas de los incendios. Este Hulk deja la escoba no más y a los malos les llega por pura suerte, más que nada, pero igual es buena la película. En el fondo es bueno y le gusta la minoca, y no falta la escena en que el otro está todo choreado dejando la grande y ve a la elfa y pone carita de perro arrepentido al tiro. La típica de la media mina con el medio monstruo, onda King Kong o mi hermano Gabo con su polola, o el cuento famoso ese. (La sirenita).

Tampoco tiene escenas tontorronas que den vergüenza ajena y uno se la toma en serio, y ya que estamos hablando de ese tipo de películas hay que decir que este flim es como el hermana dark más achacoso y bueno para Radiohead de Iron Man. Es más, los que vieron Iron Man van a saltar de alegría en al menos una (1) escena en esta película, y ahí los quiero ver.

Pero no es tan buena como Iron Man (spoiler) principalmente porque en la otra uno se mata de la risa a cada rato y en general lo pasa mejor, así que ya saben. Esta es la zorra, pero es más dramática. Doscientos millones novecientos mil ochocientas una estrellas. Menos que Iron Man, pero igual bien. Sorry, Hulk pero es la verdad. Anda a llorar a la carretera no más. (Plín PLIN plin PLÍN).

Leave a Comment